‘DENTRO DE LA TIERRA’: SAMY KHALIL Y JORGE CALVO RESPLANDECEN EN EL HERMOSO E IMPONENTE ‘INVERNADERO’ CONSTRUIDO POR PACO BEZERRA Y LUIS LUQUE

CALIFICACIÓN.- EXCELENTE: 7’7

Hasta el próximo 19 de noviembre el teatro Valle Inclán acoge ‘Dentro de la Tierra’, una obra por la que su autor, Paco Bezerra, recibió el Premio Nacional de Literatura Dramática en 2009 y dos años antes, el premio Calderón de la Barca. Por fin se puede ver en nuestro país esta poética historia ambientada en la Almería profunda que se ha traducido a cinco idiomas y que el año pasado llegó a los escenarios alemanes. Luis Luque dirige un espectacular montaje protagonizado por Julieta Serrano, Chete Lera, Raúl Prieto, Pepa Rus, Jorge Calvo y un espléndido Samy Kahlil, que brilla en la piel del protagonista, Indalecio. 

Algún lugar de Almería. Época actual. Un padre muy autoritario (Chete Lera) dirige con mano de hierro algunos invernaderos de la zona y, también, la vida de sus hijos. El mayor, Ángel, (Jorge Calvo) está sometido al yugo del padre, sin apenas poder respirar, y se ahoga poco a poco en su dolor. El mediano es el perro guardián y sigue estrictamente las órdenes de su progenitor. Indalecio (Samy Khalil) -el pequeño de la familia-, es el más rebelde, el soñador y el que se subleva ante tanta tiranía. Además, tiene la ‘mala suerte’ de enamorarse de Farida (Mina El Hammani), una joven inmigrante que trabaja en los invernaderos, saltándose una regla crucial que les impuso el patriarca. Eso le traerá graves consecuencias. Este padre dictador y sus tres hijos son los protagonistas de ‘Dentro de la Tierra’, un bellísimo relato escrito por Paco Bezerra que cuenta con dos personajes más; ‘La Quinta’ (Julieta Serrano), una estrambótica curandera, cuyos servicios contrata el padre, porque piensa que a Indalecio se le ha metido el sol en la cabeza. Y Mercedes (Pepa Rus), una madre soltera que se gana la vida como puede, en este caso traficando con droga, y que tiene una relación muy estrecha con Indalecio. 

Sigue leyendo

Anuncios

‘REFUGIO’: MIGUEL DEL ARCO NOS IMPACTA CON UNA PORTENTOSA PUESTA EN ESCENA QUE LLEGA, INCLUSO, A ECLIPSAR LA TRAMA PRINCIPAL

CALIFICACIÓN.- EXCELENTE: 8’4

Hasta el próximo 11 de junio se puede disfrutar en el María Guerrero de lo nuevo de Miguel del Arco, ‘Refugio’, una obra escrita y dirigida por el prestigioso dramaturgo madrileño en la que se abordan dos temas de máxima actualidad como son la corrupción política y el drama de los refugiados. Del Arco realiza uno de sus montajes más espectaculares, -con una puesta en escena imponente- que está protagonizado por dos de sus actores fetiche; Israel Elejalde y Rául Prieto, acompañados para la ocasión por Carmen Arévalo, María Morales, Macarena Sanz, Beatriz Argüello y Hugo de la Vega. 
refugio_final1_marcosgpunto

Todos los protagonistas de ‘Refugio’ aparecen en esta fotografía. Solo dos miran abajo; en primer plano, Raúl Prieto, y al fondo, Israel Elejalde.

Con ‘Refugio’ se me plantea un gran dilema; valorar las dos facetas de Miguel del Arco como creador; por un lado, su trabajo como dramaturgo y, por otro, su labor como director. Como podréis comprender, es un problema de consideración y la confrontación no ha resultado nada fácil. Vaya por delante, mi admiración absoluta por Del Arco. Para mí, cada uno de sus montajes es una obra de arte y, en cada uno de ellos, voy buscando la excelencia, como no podía ser de otra manera tratándose de un hombre que, en los últimos años, nos ha dejado joyas como ‘La función por hacer’, el ‘Misántropo’, ‘Juicio a una zorra’ o su más reciente ‘Hamlet’. Y haciendo esta comparativa, -que me asaltaba constantemente durante toda la función-, tengo que confesar que en ‘Refugio’ hay un claro vencedor; el Miguel del Arco director. Y es que éste es un montaje deslumbrante en el que el genial artista vuelve a demostrar ese talento excepcional que tiene para poner en escena una historia y ese don innato para crear imágenes inverosímiles cargadas de una belleza brutal. Pero antes de continuar con la puesta en escena, voy a analizar el texto. 

Sigue leyendo

JOSÉ LUIS GÓMEZ, LA NUEVA Y SORPRENDENTE ‘CELESTINA’

El Teatro de la Comedia acogerá en unos días uno de los grandes estrenos del año: ‘La Celestina’ dirigida por José Luis Gómez. Todo sería más o menos normal si no fuera porque, es el propio actor, quien se mete en la piel de la famosa alcahueta creada por Fernando de Rojas. Una interpretación que promete ser memorable. 
1455129761_188464_1455132101_noticia_normal

José Luis Gómez inmortalizado como ‘La Celestina’ por el objetivo de Sergio Parra

Desde el 6 de abril hasta el 8 de mayo, José Luis Gómez se convertirá en la nueva y sorprendente Celestina, en una versión que él mismo dirige, y que se representará en el Teatro de la Comedia. Después de tantas y tantas adaptaciones que se han hecho de una de las obras cumbres de nuestra literatura, era muy difícil llegar a sorprendernos, pero Gómez -que es una maestro en este arte- lo vuelve a lograr transformándose en la más famosas de las alcahuetas. Una interpretación que promete ser memorable. 

Sigue leyendo

 ‘LA FUNCIÓN POR HACER’, REGRESA LA MAGIA

CALIFICACIÓN.-  OBRA MAESTRA, 10

Fascinante, sorprendente, increíble, inquietante, emocionante… Son muchos los adjetivos con los que podríamos definir esta obra maestra del teatro moderno y ganadora de siete premios Max. Pero yo me quedo simplemente con uno; ‘La Función por hacer’ es mágica. Y hablo de magia, porque lo que se crea en el teatro de la Abadía durante noventa minutos es algo que muy pocas veces se puede sentir en un patio de butacas.

Israel Elejalde y Bárbara Lennie, dos de los protagonistas de ‘La función por hacer’.

Es una forma de hacer teatro diferente, más allá de los convencionalismos y donde el público juega un papel fundamental. Porque la trama no se desarrolla sobre un escenario habitual, sino en un cuadrilátero a ras del suelo, con los espectadores a los cuatro lados, sintiendo prácticamente el aliento de los interpretes, y siendo participes, casi de manera real, de la historia que nos están contando. Actores y actrices se mezclan entre los espectadores y éstos asisten perplejos a lo que está pasando, con las emociones a flor de piel. Es increíble el clima que se genera allí, imposible de describir. Hay que vivirlo, hay que sentirlo.

Sigue leyendo