‘DENTRO DE LA TIERRA’: SAMY KHALIL Y JORGE CALVO RESPLANDECEN EN EL HERMOSO E IMPONENTE ‘INVERNADERO’ CONSTRUIDO POR PACO BEZERRA Y LUIS LUQUE

CALIFICACIÓN.- EXCELENTE: 7’7

Hasta el próximo 19 de noviembre el teatro Valle Inclán acoge ‘Dentro de la Tierra’, una obra por la que su autor, Paco Bezerra, recibió el Premio Nacional de Literatura Dramática en 2009 y dos años antes, el premio Calderón de la Barca. Por fin se puede ver en nuestro país esta poética historia ambientada en la Almería profunda que se ha traducido a cinco idiomas y que el año pasado llegó a los escenarios alemanes. Luis Luque dirige un espectacular montaje protagonizado por Julieta Serrano, Chete Lera, Raúl Prieto, Pepa Rus, Jorge Calvo y un espléndido Samy Kahlil, que brilla en la piel del protagonista, Indalecio. 

Algún lugar de Almería. Época actual. Un padre muy autoritario (Chete Lera) dirige con mano de hierro algunos invernaderos de la zona y, también, la vida de sus hijos. El mayor, Ángel, (Jorge Calvo) está sometido al yugo del padre, sin apenas poder respirar, y se ahoga poco a poco en su dolor. El mediano es el perro guardián y sigue estrictamente las órdenes de su progenitor. Indalecio (Samy Khalil) -el pequeño de la familia-, es el más rebelde, el soñador y el que se subleva ante tanta tiranía. Además, tiene la ‘mala suerte’ de enamorarse de Farida (Mina El Hammani), una joven inmigrante que trabaja en los invernaderos, saltándose una regla crucial que les impuso el patriarca. Eso le traerá graves consecuencias. Este padre dictador y sus tres hijos son los protagonistas de ‘Dentro de la Tierra’, un bellísimo relato escrito por Paco Bezerra que cuenta con dos personajes más; ‘La Quinta’ (Julieta Serrano), una estrambótica curandera, cuyos servicios contrata el padre, porque piensa que a Indalecio se le ha metido el sol en la cabeza. Y Mercedes (Pepa Rus), una madre soltera que se gana la vida como puede, en este caso traficando con droga, y que tiene una relación muy estrecha con Indalecio. 

El texto de Paco Bezerra es de una calidad incuestionable, lleno de poesía y profundidad, impregnado de una gran belleza y con tintes de tragedia lorquiana. Me gustan especialmente aquellas partes narradas en las que se van alternando dos personajes para avanzar el relato. (Ocurre varias veces con Indalecio y su hermano mayor, Ángel. Y otras ocasiones, entre el padre y el hermano mediano). Un trabajo exquisito que le valió al almeriense el Premio Nacional de Literatura Dramática en 2009, y por el que dos años antes, se llevó el Premio Calderón de La Barca. Una historia de una poderosa carga dramática que, sin embargo, al llevarla escena pierde fuerza en determinados momentos, quedándose un tanto diluida. Quizás la apabullante puesta en escena juegue en contra de la sutileza y la poesía de la historia, puede ser. Lo que es evidente es que el texto y la puesta en escena no logran esa conjunción perfecta que por ejemplo sí existía en otros montajes de Bezerra y Luque como ‘El señor Ye ama a los dragones’, donde todas las piezas encajaban a la perfección. ‘Dentro de la Tierra’, sin embargo,  aunque es un montaje excelente, no alcanza esas cotas de maestría. Gusta pero no entusiasma. Impacta por su espectacularidad y su belleza, pero no sobrecoge. Cosas que ocurren a veces en el teatro. A pesar de tener una joya de texto, una sensacional puesta en escena y un plantel de actores de primera linea, la historia no termina de atrapar.  

dentro-de-la-tierra-1

Una de las imágenes más hermosas que nos deja ‘Dentro de la Tierra’. Fotografía. Marcos Gpunto

Lo que no se puede negar es el fabuloso montaje realizado por Luis Luque con una puesta en escena realmente imponente, en la que juega un papel fundamental la portentosa escenografía de Mónica Boromello que, para la ocasión, ha diseñado un invernadero gigante y, al fondo, las raíces de una gran higuera. En este monumental montaje también hay que destacar el brillantísimo diseño de luces de Juan Gómez-Cornejo -impecable como siempre- y la espléndida banda sonora compuesta por el maestro Luis Miguel Cobo, que ha vuelvo a hacer un traje a medida a la historia. La suma de todos estos elementos junto a la precisa dirección de Luis Luque nos deja imágenes de una poderosa belleza y estéticamente maravillosas –increíble la aparición de La Quinta acompañada del padre y el hijo mediano, con esas sombras al fondo y esa música impactante. ¡Y qué decir de todas las escenas de Jorge Calvo debajo de la higuera, subiendo las escaleras, mientras sale el humo!. Por no hablar del final, que es realmente mágico. La puesta en escena es impresionante. Pero como señalaba antes, quizás esa majestuosidad provoca que se diluyan algunas escenas. Por ejemplo, el papel de Mercedes y sus escenas, quedan un tanto desdibujados en el montaje y, a pesar del buen hacer de Pepa Rus que está fantástica, siempre que aparece su personaje, la fuerza dramática decae. Ocurre un poco igual en la larga escena de ‘La Quinta’ (Julieta Serrano), que aunque ella está maravillosa, ese tono humorístico que se utiliza, hace que la historia pierda fuerza y nos apartemos de la esencia. Al menos, esa es la sensación que me transmitió en el patio de butacas. 

A pesar de que el montaje no alcance esa maestría, sí hay que alabar las excelentes actuaciones de todos los actores. Magnífico Samy Khalil, un intérprete que se ha formado en ‘La Joven Compañía’, -el año pasado pudimos verle encarnando a Ulises en ‘La Odisea’-y que con esta obra se consolida, dando un paso de gigante en su prometedora carrera. Khalil realiza una gran interpretación, llevando todo el peso de la historia, una actuación llena de sensibilidad y que irradia verdad. Jorge Calvo también está increíble, dando vida a Ángel, el hijo mayor. En un papel muy difícil, Jorge nos sobrecoge transmitiendo toda esa tristeza y esa opresión a la que está sometido. Un hombre que está sufriendo porque no puede expresar lo que siente y el dolor lo está matando por dentro. ¡Grande Jorge Calvo en uno de los mejores papeles de su carrera!. Fantástico Raúl Prieto como el hijo mediano, con una fuerza tremenda en su interpretación, al igual que Chete Lera encarnando a ese padre dictador. Suyas son algunas de las mejores escenas de las obras, que producen escalofríos con esa mirada brutal y esa voz desgarrada. Muy bien Pepa Rus dando vida Mercedes y Mina El Hammani en la piel de Farida. Completa el reparto una espléndida Julieta Serrano -por esta mujer no pasan los años- que interpreta a ‘La Quinta’ y protagoniza la escena más divertida de la obra, dándole ese toque surrealista y tan personal que posee este pedazo de actriz. 

Aldo Ruiz

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s