‘UN BAR BAJO LA ARENA’: JOSÉ RAMÓN FERNÁNDEZ Y ERNESTO CABALLERO ABREN EL BAÚL DE LOS RECUERDOS DEL MARÍA GUERRERO EN UN MONTAJE HERMOSÍSIMO CARGADO DE NOSTALGIA

CALIFICACIÓN.- EXCELENTE: 8’8

José Ramón Fernández es el autor de uno de los textos más bonitos de lo que llevamos de temporada, ‘Un bar bajo la arena’, nombre que da título a un montaje que desprende nostalgia a raudales, y que se ha hecho para conmemorar el 40 aniversario de la creación del CDN. El espectáculo, que tiene lugar en la legendaria cafetería del María Guerrero, cuenta con una espléndida puesta en escena a cargo de Ernesto Caballero. A lo largo de 1h:45′ un sinfín de actores, dramaturgos, directores, y los propios personajes de cuatro décadas de montajes se van cruzando en aquella cafetería en un desfile de grandes nombres interpretados, todos ellos, por un consagrado grupo de trece actores, entre los que figuran Pepe Viyuela, Isabel Dimas, Jorge Basanta, Carmen Gutiérrez, Juan Carlos Talavera, Maribel Vitar y Julián Ortega. 

Sigue leyendo

Anuncios

‘BODAS DE SANGRE’ DE MESSIEZ: GLORIA MUÑOZ Y ESTEFANÍA DE LOS SANTOS SOBRESALEN EN UN FALLIDO MONTAJE QUE SE QUEDA EN TIERRA DE NADIE

CALIFICACIÓN.- CORRECTA: 6

El Teatro María Guerrero ha inaugurado la temporada con uno de los montajes más destacados del año, la adaptación de ‘Bodas de sangre’ por parte de Pablo Messiez, uno de los dramaturgos más prestigiosos de nuestro tiempo. Hasta el diez de diciembre se puede ver esta nueva versión del clásico que se mantiene fiel al texto original, pero que traslada la acción hasta nuestros días. La puesta en escena resulta imponente y nos deja imágenes de una gran plasticidad, sin embargo, y a pesar de la innegable valentía de Messiez, el resultado final dista mucho de lo esperado.
bodas-de-sangre31

Una de las imágenes más bonitas que nos dejan las ‘Bodas de Sangre’ de Messiez, con Pilar Bergés, de espaldas, y con peluca rosa. Fotografía: marcosGpunto

A lo largo de mi vida he visto trece adaptaciones de ‘Bodas de Sangre’; grandes producciones y montajes de formato más pequeño, versiones de compañías nacionales y también de extranjeras, adaptaciones fieles al original y otras más transgresoras que trasladaban la historia a nuestros días. Sin duda, es la obra de teatro que más veces he visto representada en mi vida, eso sin contar las ocasiones que he podido ver ‘La Casa de Bernarda Alba’, ‘Yerma’ o ‘Doña Rosita la soltera’. (Es lo que tiene nacer en un pueblo que tiene grupo de teatro, e impregnarme desde pequeño del universo lorquiano). Y siento decir que en ‘Las Bodas de sangre’ de Messiez no he sentido de cerca el espíritu ni la esencia de Federico García Lorca. 

Sigue leyendo