‘LAS CRÓNICAS DE PETER SANCHIDRIÁN’: JOSÉ PADILLA SE LANZA AL ESPACIO EN UNA ALOCADA COMEDIA DE CIENCIA FICCIÓN REPLETA DE ZOMBIES, GREMLIS Y CON SPIDERMAN AL FRENTE

CALIFICACIÓN.- EXCELENTE: 7’7

Hasta el próximo 28 de junio, en el Ambigú del Teatro Kamikaze se puede ver  la última marcianada de José Padilla; ‘Las Crónicas de Peter Sanchidrián’, una desternillante comedia llena de surrealismo en la que el dramaturgo canario se ríe (y nos hace reír) de todos los tópicos habidos y por haber de las películas de ciencia ficción y de superhéroes. Cristóbal Suárez, Juan Vinuesa, José Juán Rodríguez, Ana Varela, Laura Galán y Antonia Paso son los encargados de dar vida a una galería de personajes rocambolescos que hacen las delicias de todo el público (y de todo tipo de públicos). 
cronica2

En la parte de arriba; Laura Galán, Cristóbal Suárez y José Juan Rodríguez. Abajo; Antonia Paso, Juan Vinuesa y María Hervás -que se alterna con Ana Varela-.

Sigue leyendo

“TODO EL TIEMPO DEL MUNDO”: MESSIEZ NOS HECHIZA CON UNA HISTORIA FASCINANTE Y ONÍRICA AUNQUE EXCESIVAMENTE CONFUSA

CALIFICACIÓN.- EXCELENTE: 8,5

¿Qué pasa si algo que ocurrió en nuestro pasado lo olvidamos y ningún testigo lo recuerda? Esta es la premisa de la que parte Pablo Messiez en “Todo el tiempo del mundo”, una obra escrita y dirigida por él y que está inspirada libremente en la vida de su abuelo. Iñigo Rodríguez-Claro encarna al personaje protagonista, el señor Flores, ofreciéndonos una brillantísima interpretación.  Le acompaña un excelente grupo de actores entre los que destacan la maravillosa María Morales y Javier Lara. “Todo el tiempo del mundo” se representa en la sala Max Aub del Matadero hasta el próximo 18 de diciembre. 
todo-el-tiempo

Iñigo Rodríguez-Claro y María Morales en una de las escenas más conmovedoras de la obra. Fotografía: Vanessa Rábade

“Todo el tiempo del mundo” me ha dejado una sensación un tanto contradictoria. Ante todo salgo fascinado por la magia de la historia de Messiez;  por ese maravilloso personaje basado en su abuelo-el señor Flores- y por esa atmósfera tan onírica que allí se crea y que traspasa los límites meramente de una sala de teatro. Por tanto, son muchos los factores que hacen de ella, una obra verdaderamente excepcional y que me reafirman, una vez más, en catalogar a Messiez como un auténtico maestro a la hora de construir universos propios. Sin embargo, hay un factor que enturbia “Todo el tiempo del mundo” y que hace que no llegue a ser ese montaje tan redondo que podría haber sido: El desarrollo de la historia me parece -por momentos- excesivamente confuso. En una historia tan personal y llena de matices y emociones -como la creada por Messiez- he echado en falta una estructura más compacta y directa de cara al público. Quizás era eso lo que pretendía el autor; esa ambigüedad y esa confusión, pero yo particularmente me he salido de la trama en varias ocasiones y tenía que hacer el esfuerzo constante de volver a la misma. A pesar de todo, “Todo el tiempo del mundo” es un relato muy potente y embriagador con el que Messiez nos hechiza. 

Sigue leyendo