‘EMILIA’: PILAR GÓMEZ NOS CAUTIVA CON UNA APASIONANTE INTERPRETACIÓN DANDO VIDA A EMILIA PARDO BAZÁN EN UNA DELICIA DE MONTAJE

CALIFICACIÓN.- SOBRESALIENTE: 9

Los viernes a las 20:00, en el Teatro del Barrio se representa ‘Emilia’, un monólogo de 60 minutos en el que la actriz Pilar Gómez realiza una vibrante actuación metiéndose en la piel de Emilia Pardo Bazán, una escritora espléndida pero, por encima de todo, una mujer adelantada a su época. Anna R. Costa dirige de manera sensacional este montaje que, en los últimos meses, ha recogido grandes alabanzas y que parte del precioso texto escrito por ella misma y Noelia Adánez. 

En los últimos meses había escuchado y leído muchas cosas buenas de ‘Emilia’, pero hasta ahora no había podido ver el montaje. Y la verdad es que todo lo que me habían contado o había leído responde a la pura realidad. No exageraban en lo más mínimo. ‘Emilia’ es una pequeña joya y, no ya solo por la grandísima interpretación de Pilar Gómez que está fantástica, sino también porque estamos ante un texto precioso, plagado de sentido del humor y, además, dirigido con muchísimo gusto y un gran estilo. La conjunción de todos estos elementos nos da como resultado una auténtica delicia. 

Sigue leyendo

Anuncios

DESLUMBRANTE LA ‘INSOLACION’ DE ADÁNEZ: ‘OCHO APELLIDOS GALLEGOS’ EN EL SIGLO XIX

CALIFICACIÓN.-  SOBRESALIENTE: 9,5

María Adánez llega al María Guerrero dando vida a la marquesa de Andrade, una mujer muy valiente que apostó libremente por el amor en una época llena de oscuridad. ‘Insolación’ es lo nuevo de Luis Luque, una obra basada en la historia original de Emilia Pardo Bazán, que Pedro Víllora ha versionado con maestría, y que coprotagonizan Pepa Rus, José Manuel Poga y Chema León.   
INSOLA 2

María Adánez y Pepa Rus en una de las mejores escenas de ‘Insolación’.

Ya me fascinó su imponente trabajo en ‘El Señor Ye ama a los Dragones’ y aquí me ha vuelto a dejar impresionado. Luis Luque es todo un maestro a la hora de poner en escena una buena historia y, en ‘Insolación’ nos ofrece todo un recital, en el que maneja brillantemente el ritmo, los tiempos y todos aquellos elementos que componen este maravilloso retrato de finales del siglo XIX, que Pedro Villora ha adaptado de manera genial. Fantástica la dirección de actores, increíble el domino del escenario –apoyado por la espectacular y elegante escenografía de Boromello-,  y espléndida la utilización de las transiciones y de los fundidos a negro. Si a ello le sumamos la vibrante partitura de Luis Miguel Cobo, la iluminación de Gómez-Cornejo y el fabuloso vestuario de Almudena Rodríguez, el resultado es una obra sensacional.

Sigue leyendo