‘CANTANDO BAJO LA LLUVIA’: ANGEL LLÀCER Y MANU GUIX DIRIGEN UN EXTRAORDINARIO MONTAJE DESBORDANTE DE HUMOR Y TALENTO QUE RECUPERA EL ENCANTO DEL MUSICAL CLÁSICO DE HOLLYWOOD

CLASIFICACIÓN.- SOBRESALIENTE: 9

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es cantando-lluvia-el-teatrero.jpg

‘Cantando bajo la lluvia’, que se acaba de estrenar en el Teatro Nuevo Apolo, es uno de los musicales más brillantes que hemos visto en los últimos años en Madrid. Ángel Llàcer y Manu Guix dirigen un montaje extraordinario (rodeados de un magnífico equipo), que recupera el encanto y la elegancia del clásico de Hollywood, y está protagonizado por un cuarteto dotado de un talento insuperable: Miguel Ángel Belotto, Ricky Mata, Mireia Portas y Diana Roig. Sin olvidar, por supuesto, al resto del elenco y los bailarines. 

La película ‘Cantando bajo la lluvia’ es, sin duda, una de las grandes comedias musicales de todos los tiempos  y cuenta con números icónicos que forman parte de la memoria colectiva para cualquier cinéfilo. La historia cargada de humor, emoción y amor está ambientada en la irrupción del cine sonoro en Hollywood y cuenta con espectaculares números de baile que, en el montaje de Llàcer, están representados de forma genial. El juez de ‘Tu cara me suena’ está al frente del espectáculo junto a Manu Guix, que se encarga de la dirección musical, y Miryam Benedited, responsable de las fantásticas coreografías. Los tres, conjuntamente con la productora Nostromo Live, presentan en Madrid su tercer musical después de ‘La Jaula de las Locas’, que pudimos ver en el Teatro Rialto, y ‘La Tienda de los Horrores’, que todavía no ha llegado a la capital. 

Como apuntábamos al comienzo, este montaje de ‘Cantando bajo la lluvia’ es uno de los mejores -a nivel musical- que hemos visto en los últimos años por muchas razones. En primer lugar, Marc Artigau ha hecho una magnífica adaptación donde se potencia, aún más si cabe, el humor de la película. En ello tienen mucho que ver Ricky Mata, genial dando vida a Cosmo Brown -que se supera en cada musical y nos brinda aquí una de las mejores interpretaciones de su carrera-, y Mireia Portas, absolutamente maravillosa en la piel de Lina Lamont, que nos deleita con algunas de las mejores escenas del espectáculo provocando las carcajadas en cada una de sus apariciones. Especialmente desternillante es su momentazo con la profesora de canto, a la que termina desquiciando por completo. 

Otro de los puntos fuertes del musical es su excepcional reparto. A las geniales composiciones que hacen Ricky Mata y Mireia Portas de sus personajes, hay que sumar a Miguel Ángel Belotto -espléndido como Don Lockwood, el mítico papel que representaba Gene Kelly en la película-, que borda su personaje a nivel actoral, vocal y como bailarín. De hecho, él y Mata protagonizan al principio un numero coreográfico espectacular y, por supuesto, brillan junto a Diana Roig en el famoso número del sofá. Esta última, encarnando a Kathy Selden, completa el fabuloso cuarteto protagonista, que está dotado de un talento insuperable. 

Completan el maravilloso elenco Diego Molero (R.F. Simpson), Tony Iniesta (Roscoe Dexter), Clara Altarriba (Dora Bailey y Miss Dinsmore), Diego Rodríguez (Rod y Sid Phillips), Bittor Fernández (profesor de dicción), Helena Clusellas (Zelda Zanders), Georgia Stewart y Zuhaitz San Buenaventura. Destacar también a todo el cuerpo de baile, que clava las coreografías diseñadas por Miryam Benedited, algunas de ellas totalmente fieles a las de la película. Lo componen: Graciela Monterde, Júlia Saura, Sara Martín, Clara Lanzani, Clara Casals, Adrià García, Marc Sol, Alberto Escobar, José Montero, Chema Zamora, Pol Roselló, Aroa Gárez y Rosa Planchart.

En un musical de estas características y tan significativo en la historia del cine, es de vital importancia su ‘fidelidad’ sobre las tablas para que los espectadores no se lleguen a sentir defraudados al recordar la mítica película. Y, para ello es crucial una gran producción que recree con espectacularidad y brillantez las icónicas escenas del film. Este montaje de Nostromo Live desde luego que cumple con todas las expectativas. Para ello, Ángel Llácer se ha reunido de un numeroso equipo de profesionales en el que Joan María Segura ejerce de director adjunto y Daniel J. Meyer de ayudante dirección. Destacar también la magnífica escenografía de Enric Planas, el diseño de vestuario de Miriam Compte, la iluminación de Albert Faura, el diseño de sonido de Roc Mateu y la caracterización, obra de Helena Fenoy y Marta Ferrer.

Mención especial merece la puesta en escena del número más icónico de la película: aquel en el que Gene Kelly canta (y baila) sobre la lluvia. Ángel Llàcer y todo su equipo lo llevan a escena de forma prodigiosa. Un número lleno de magia, emoción y buen gusto, en el que todos sus protagonistas rayan la perfección. Un momento realmente deslumbrante, ¡con lluvia incluida!, que causa sensación en el patio de butacas y provoca la mayor ovación de la noche. 

En definitiva, este montaje de ‘Cantando bajo la lluvia’ consigue que soñemos durante dos horas y media en el Teatro Nuevo Apolo y nos permite revivir, con todo lujo de detalles, aquella historia que tantas veces hemos visto en la gran pantalla. 

Aldo Ruiz

Enlaces relacionados:


Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s