‘1984’: DESIGUAL MONTAJE DE LA NOVELA DE ORWELL QUE DESTACA POR SU ALTO NIVEL INTERPRETATIVO Y POR LA MINUCIOSA DIRECCIÓN DE CARLOS MARTÍNEZ-ABARCA

CALIFICACIÓN.- CORRECTA: 6’5

El Teatro Galileo acoge hasta el 15 de abril la primera adaptación al español de ‘1984’, una de las novelas más emblemáticas del siglo XX. Javier Sánchez-Collado y Carlos Martínez-Abarca son los valientes que se han atrevido a versionar la mítica obra de Orwell y el resultado, aunque muy digno, queda lejos de la expectativas que nos habíamos planteado. Aún así, merece la pena ver este montaje dirigido con máxima precisión por Martínez-Abarca e interpretado de manera sensacional por Alberto Berzal -en la piel del protagonista-, Luis Rallo, un genial José Luis Santar y Cristina Arranz. 
1984-george-orwell_15

Aquí vemos una imagen de la escenografía que Javier Ruiz de Alegría ha diseñado para ‘1984’.

Sigue leyendo

Anuncios

‘EL PADRE’: CON SOLO LA MIRADA, HÉCTOR ALTERIO NOS ENSEÑA SU ALMA

CALIFICACIÓN.- NOTABLE: 8

Es, sin duda, uno de los acontecimientos teatrales más destacados de la temporada: ver a Héctor Alterio encarnando a un entrañable anciano que va perdiendo progresivamente la memoria. El argentino da un auténtico recital sobre las tablas del Bellas Artes en un montaje dirigido por José Carlos Plaza y basado en la obra del prestigioso Florian Zeller. Hasta el 27 de noviembre se puede disfrutar de la actuación de uno de los grandes colosos de nuestro teatro. 
el_padre_3-1

Héctor Alterio nos brinda una enorme actuación dando vida a ‘El Padre’

Tiene un don extraordinario para la interpretación, para meterse en la piel de los personajes más variopintos y para encogernos el corazón. Héctor Alterio es un actor mayúsculo, uno de esos privilegiados que -con solo la mirada-, es capaz de enseñarnos su alma. En ‘El Padre’ lo vuelve a hacer deleitándonos con una actuación asombrosa, llena de verdad, de dolor y de mucha humanidad. Lo que hace este señor durante toda la obra y, concretamente, en la última escena es digno de enmarcar. Para quitarse el sombrero. 

Sigue leyendo