‘1984’: DESIGUAL MONTAJE DE LA NOVELA DE ORWELL QUE DESTACA POR SU ALTO NIVEL INTERPRETATIVO Y POR LA MINUCIOSA DIRECCIÓN DE CARLOS MARTÍNEZ-ABARCA

CALIFICACIÓN.- CORRECTA: 6’5

El Teatro Galileo acoge hasta el 15 de abril la primera adaptación al español de ‘1984’, una de las novelas más emblemáticas del siglo XX. Javier Sánchez-Collado y Carlos Martínez-Abarca son los valientes que se han atrevido a versionar la mítica obra de Orwell y el resultado, aunque muy digno, queda lejos de la expectativas que nos habíamos planteado. Aún así, merece la pena ver este montaje dirigido con máxima precisión por Martínez-Abarca e interpretado de manera sensacional por Alberto Berzal -en la piel del protagonista-, Luis Rallo, un genial José Luis Santar y Cristina Arranz. 
1984-george-orwell_15

Aquí vemos una imagen de la escenografía que Javier Ruiz de Alegría ha diseñado para ‘1984’.

Sigue leyendo

Anuncios

UN EXCEPCIONAL ‘EQUUS’ IMPREGNA DE MAGIA Y MISTERIO LA SALA ARTE&DESMAYO

CALIFICACIÓN.-  SOBRESALIENTE: 9

Cuarenta años después del estreno de ‘Equus’ en el Teatro de la Comedia, llega un nueva versión dirigida por Carlos Martínez-Abarca. Un excepcional montaje que recrea de forma espléndida el espíritu de la obra de Peter Shaffer. Brillantemente protagonizada por Juanma Gómez y Sergio Ramos en sus papeles principales, ‘Equus’ se puede ver de jueves a domingo en la sala Arte&Desmayo.
Equus03

María Heredia y Sergio Ramos, inmortalizados por Juan Millás, en una de las escenas claves de ‘Equus’ en la sala Arte & Desmayo.

Extraordinaria. Así se puede calificar la adaptación de ‘Equus’ realizada por Carlos Martínez-Abarca. Un montaje brillante y extremadamente estudiado en el que nada se deja al azar y todos los elementos están sumamente cuidados, desde la escenografía al vestuario, pasando por la iluminación o el espacio sonoro. Durante dos horas, en la sala Arte&Desmayo se crea una atmósfera muy especial que refleja fielmente el espíritu de la obra que Peter Shaffer escribió en 1973 y que, aquí en España, se estrenó dos años después. Es increíble cómo en un espacio tan reducido, Martínez-Abarca se las ingenia para brindarnos una puesta en escena tan excepcional.

Sigue leyendo