‘LA RESPIRACIÓN’: SANZOL IMPREGNA DE MAGIA Y POESÍA ‘LA ABADÍA’ EN UNA EXPLOSIÓN DE AMOR SIN LÍMITES

CALIFICACIÓN.-  OBRA MAESTRA: 10

Nuria Mencía da un auténtico recital en ‘La respiración’, la nueva maravilla de Sanzol, una emocionante comedia que habla del desamor y sus dolorosas consecuencias. Gloria Muñoz, Pau Durá, Pietro Olivera, Camila Viñuela y Martiño Rivas completan el fabuloso reparto de esta obra que es, sin duda, uno de los grandes acontecimientos teatrales de 2016.
la_respiracion_escena_72

Todos los protagonistas de ‘La respiración’ con Nuria Mencía, en primer plano, a la derecha. Fotografía: Javier Naval.

¡Qué belleza acabo de ver! ¡La verdad es que me siento un auténtico privilegiado!. Muchos aseguran que va a ser la gran obra de 2016 y, eso, que todavía estamos a comienzos del año. ¡Pero no es para menos! Es imposible hablar del AMOR y el DESAMOR de una manera más precisa, más hermosa y más desgarrada, que como lo hace Sanzol en esta obra y, para más inri, en clave de comedia. De hecho, no podía haber elegido mejor título (‘La respiración’), para reflejar el angustioso estado de la protagonista de esta historia. Y es que, en muchos momentos de la vida, a todos nos cuesta respirar cuando tenemos que enfrentarnos a la terrible ‘enfermedad’ del desamor y a esos recuerdos imborrables -que hemos compartido con nuestra pareja- y que nunca volverán a repetirse.

la-respiracion-fotografias-javier-naval-19990

Nuria Mencía realiza una impresionante interpretación. Fotografía: Javier Naval

Tengo que confesar que, a mí también, me ha costado mantener la respiración en muchos momentos de la obra viendo la IMPRESIONANTE interpretación de Nuria Mencía dando vida a Nagore, una mujer a la que su marido dejó hace un año,-tras quince de relación-, y que lucha desesperadamente para salir adelante. Una mujer que lleva 365 días sin poder dormir tranquilamente… sin poder respirar… y a la que le falta el aire. Ella misma asegura que se siente una náufraga en su propia cama. ¡Preciosa metáfora!. Desde aquí me rindo ante la portentosa actuación de esta actriz que, en ‘La respiración’, da todo un recital y compone un personaje absolutamente fascinante. A lo largo de 100 minutos, Nagore transita por todos los estados anímicos del desamor, en un camino terriblemente doloroso y liberador, al mismo tiempo.  Mencía nos hace reír, llorar, logra emocionarnos y nos convierte en cómplices de su propio dolor, a través de sus miradas y de sus gestos, que nos llegan directamente al alma. Pero en este camino de liberación, Nagore no está sola, le acompañan unos inolvidables compañeros de viaje.

Gloria Muñoz interpreta a Maite, la madre de Nagore, una encantadora señora que, a pesar de los reveses que le ha dado la vida, está llena de vitalidad e ilusiones. La actriz está sensacional como siempre, llenando escenario en cada una de sus apariciones. Es un verdadero placer ver a esta mujer sobre las tablas, una auténtica delicatesen. Las conversaciones entre madre e hija son espléndidas, con diálogos ágiles y tremendamente divertidos. Pero de Gloria Muñoz me quedo, sin duda, con el monólogo que realiza hablando sobre las lágrimas por amor que ha derramado en su vida. ¡Precioso!. Maite es la culpable de que su hija no se hunda, y para ello, le presenta a su peculiar círculo de amigos formado por su profesor de yoga, Andoni. El hermano de éste, Iñigo, que es, además, su fisioterapeuta. Mikel, hijo de Andoni, su atractivo entrenador personal. Y Leire, la novia de Mikel. Todos ellos se encargarán de que Nagore vuelva a la senda del amor y recupere la sonrisa.

la-respiracion-fotografias-javier-naval-19988

Nuria Mencía y Gloria Muñoz dan vida a Nagore y Maite en ‘La respiración’. Fotografía: Javier Naval

Además del soberbio trabajo de Nuria Mencía y Gloria Muñoz, tengo que destacar el excelente nivel interpretativo del resto del elenco. Pietro Olivera está fantástico en la piel de Andoni y nos regala algunos de los momentos más divertidos de la obra. Son impagables sus recreaciones de animales y sus clases de yoga. También está magnífico Pau Durá, como Iñigo, ese hombre deseoso de cariño, al que también acaba de dejar su mujer.  Camila Viyuela brilla como Leire y nos enamora con su tremenda naturalidad. La escena en la que se dirige a Mikel explicando su concepto de AMOR SIN LÍMITES es, sin duda, una de las mejores de toda la función. Completa el reparto un formidable Martiño Rivas. El que fuera protagonista de ‘El internado’ ha crecido mucho como actor y aquí demuestra una increíble solidez y un gran carisma –¡Cómo se  nota la mano de Sanzol-. El gallego sobresale en la piel de Mikel, el guaperas de esta historia y deja evidentes muestras del prometedor futuro que le espera. Me ha sorprendido enormemente su vis cómica. ¡Qué decir del momento sacacorchos!. Completamente desternillante.

‘La respiración’ es, por supuesto, uno de los grandes acontecimientos teatrales del año. Se esperaba mucho de lo nuevo de Sanzol y la verdad es que ha superado todas las expectativas. Estamos ante una obra maestra en la que este genial dramaturgo nos brinda una sublime dirección y un extraordinario texto lleno de poesía, que impregna de magia La Abadía, como muy pocas veces he sentido en una sala de teatro. ¡Qué forma de contar las cosas y qué puesta en escena tan brillante!. Su inmenso talento para hablar de sentimientos es algo que está al alcance de muy pocos. El propio dramaturgo confiesa que sufrió un desamor hace un año y ese dolor se transmite en todas y cada una de las frases de la obra. De esa sensación de angustia surgen momentos realmente sobrecogedores, -de esos que encojen el corazón-, como la escena en que Nuria Mencía se rompe a llorar desconsoladamente. Sus gritos de dolor son tan brutalmente desgarradores que provocan un silencio sepulcral en La Abadía.

1453917694_167924_1454088348_noticia_normal

Una de las escenas más divertidas de ‘La respiración’ en la que todos los protagonistas practican yoga. Fotografía: Javier Naval

Después de ver ‘La respiración’ queda claro, por si había alguna duda, que Alfredo Sanzol es uno de los mayores talentos de nuestro teatro. Su sello personal y su particular forma de contar las cosas quedan patentes desde que se encienden las luces. ‘La respiración’ es una historia realmente emocionante donde se mezclan fantasía y realidad. Una fábula hermosísima donde el amor y el desamor caminan de la mano. Un drama relatado magistralmente en tono de comedia, en el que se pasa de la risa al llanto en cuestión de segundos. Un viaje inolvidable con una banda sonora muy especial –las pegadizas canciones ‘Aire’ y ‘El amor’ son, sin duda, uno de los grandes aciertos de la función-. ‘La respiración’ es una obra con la que cualquier persona se va a sentir plenamente identificada y que nos enseña que, a pesar del dolor y la tristeza, nunca hay que perder la esperanza porque  siempre hay luz al final del túnel. La luz y la magia de Sanzol. 

Aldo Ruiz

Fotografías: Javier Naval


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s