ENTREVISTA A ALBERTO AMARILLA

GRACIAS AL TEATRO ENCONTRÉ MI SITIO EN EL MUNDO. YO TUVE UNA ADOLESCENCIA BASTANTE COMPLICADA Y CUANDO DABA CLASES DE TEATRO ERA COMO SI VIAJARA A DIFERENTES MUNDOS SIN SALIR DE CÁCERES. ERA PURA MAGIA. 

Foto Re cordis Elisa Sáchez Fernández 1


Alberto Amarilla es el protagonista de ‘RE CORDIS’. Fotografía: Elisa Sánchez Fernandez.

Alberto Amarilla nació en Cáceres hace 37 años y pronto descubrió que lo suyo era la interpretación. Debutó en el cine con ‘Mar adentro’ de Alejandro Amenábar y poco después hizo ‘El Camino de los ingleses’ de la mano de Antonio Banderas. Pero este no es el único camino que ha tenido que recorrer este luchador; Amarilla ha hecho tres veces el de Santiago para liberarse de sus propios fantasmas y encontrarle, a su vez, el rumbo a su vida. Amante de la naturaleza y muy apegado a los suyos, este actor extremeño siente devoción por sus padres y por sus raíces. Aunque tiene, a sus espaldas, una importante trayectoria en cine y televisión, a Alberto últimamente le ha picado el gusanillo del teatro. Y no es de extrañar, porque cuando hizo ‘Antígona’ en el Festival de Teatro Clásico de Mérida confiesa que se sintió abrazado por ese inmenso coliseo. Uno de sus sueños sería actuar algún día en el Gran Teatro de Cáceres, y estamos seguros de que lo conseguirá. De momento está de bolos por media España bailando a ritmo de country junto a la gran Ángeles Martín en ‘Buffalo’. Y ahora le podemos ver en ‘RE CORDIS’ en el Teatro de las Culturas (antiguo Teatro del Arte). Un montaje tremendamente especial en el que Amarilla da vida a un actor que ha perdido la memoria y se enfrenta a los recuerdos de una manera desesperada y con muchísimo humor. Hasta el cuatro de marzo se puede disfrutar de la enorme interpretación de Alberto Amarilla en ‘RE CORDIS’, una obra en la que el extremeño se deja la piel e, incluso, el alma demostrando que, tras muchos caminos, por fin ha encontrado su sitio. Y, ese es, encima de un escenario, viajando y viajando. Porque la vida y el teatro son un puro viaje. 

Sigue leyendo