‘SUPERNORMALES’: ESTHER CARRODEGUAS FIRMA UNA ‘INCÓMODA’ COMEDIA NEGRA QUE ABORDA, DE FORMA TRANSGRESORA Y GENIAL, LA SEXUALIDAD DE LAS PERSONAS CON DISCAPACIDAD

CALIFICACIÓN.- EXCELENTE: 8’5

Hasta el 24 de abril, en la Sala Francisco Nieva del Teatro Valle-Inclán se representa ‘Supernormales’, una comedia negra escrita por Esther F. Carrodeguas que nos enfrenta, a través de la sexualidad, a los prejuicios que todos tenemos sobre el colectivo de personas con discapacidad física y psíquica. Iñaki Rikarte dirige un brillante montaje que transita desde el esperpento a la reflexión, pasando por la hilaridad y la emoción. Uno de los puntos fuertes de ‘Supernormales’ es su magnífico elenco mixto formado por diez actores con y sin diversidad funcional. Todos ellos están espléndidos. 

‘Supernormales’ es uno de los montajes más sorprendentes y transgresores de lo que llevamos de 2022. A través del esperpento y la hilaridad, Esther F. Carrodeguas nos enfrenta a los prejuicios que todos tenemos sobre las personas con discapacidades. La autora utiliza la sexualidad como contexto para visibilizar las diferentes ‘violencias’ ejercidas sobre el colectivo y reflexionar en torno al deseo, una necesidad que históricamente se les ha negado y que, incluso, está mal vista socialmente. La infantilización, el paternalismo, la homogeneización de sus necesidades, la privación de una vivencia de la sexualidad propia y natural, o las violencias de todo tipo -económica, estructural, de género, sexual…- que se ejercen sobre ellas, son algunos de los aspectos que la pieza pone sobre la mesa.

A lo largo de una hora y cuarenta y cinco minutos, ‘Supernormales’ nos ‘obliga’ a mirar donde nunca hemos querido, un escenario que nos resulta tremendamente incómodo. Porque, esta es una obra que resulta incómoda para muchas personas. Es más… para la inmensa mayoría. Por eso, Esther Carrodeguas nos invita a abrir los ojos frente al ‘problema’. Porque hay un problema evidentemente, en palabras de Iñaki Rikarte: el deseo sexual de las personas con diversidad funcional existe. Como queda de manifiesto en la obra (aunque siempre hayamos mirado hacia otro lado), estas personas necesitan, como todos, amar y ser amados, tener relaciones sexuales y satisfacer sus deseos más íntimos. Lo extraordinario es que esto nos resulte incómodo a las personas que supuestamente somos ‘normales’.

Uno de los aspectos más transgresores de ‘Supernormales’ es el tono que ha elegido la Carrodeguas para contarnos su historia: comedia negra, escrita en tono mordaz. Hay que alabar la valentía de la autora porque la apuesta, de entrada, es tremendamente arriesgada. Lo ‘normal’ hubiera sido utilizar el drama o la tragicomedia para abordar una obra de este tipo, como suele ser habitual por otra parte. Sin embargo, Carrodeguas visibiliza la sexualidad de las personas discapacitadas a través del humor y la crítica feroz, con un texto realmente apabullante, donde no caben los eufemismos y que rompe tabús a cañonazos.

De hecho, resulta tremendamente curioso observar la evolución de las reacciones del público a medida que va transcurriendo el montaje. Al principio, es cierto que te quedas shockeado con el humor negro de las primeras escenas pero, poco a poco, vas entrando en el código marcado por la autora y, al final, los espectadores entienden perfectamente ese ‘lenguaje’ e inundan de carcajadas la Sala Francisco Nieva del Valle-Inclán. ‘Supernormales’ es, por encima de todo, una obra salvajemente divertida pero también tiene momentos muy emocionantes y, por supuesto, invita profundamente a la reflexión.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es supernormales-el-teatrero.jpg

Partiendo del transgresor (y arriesgado) enfoque de Esther Carrodeguas, Iñaki Rikarte ha hecho un trabajo sensacional en la dirección. No es nada fácil llevar a escena un texto tan salvaje y mordaz y, al mismo tiempo, darle credibilidad y el tono adecuado para no sobrepasarse o herir más sensibilidades de la cuenta. Porque el texto ya es ‘incómodo’ de por sí. Y lo cierto es que Rikarte nos brinda una puesta en escena realmente sensacional, plagada de momentos brillantes y en la que todos los actores están fantásticos. El mosaico que ha logrado componer el director vasco durante casi dos horas tiene todas las tonalidades y la combinación es perfecta. Felipe Ramos es el encargado del diseño de luces; Luis Miguel Cobo firma la música y el espacio sonoro e Ikerne Giménez es la responsable del vestuario.

En la puesta en escena, destacar la extraordinaria escenografía de Mónica Boromello. Ya, de entrada, la concepción del espacio escénico es magistral y, la transición que se produce a los pocos segundos de comenzar el montaje (no vamos a profundizar para no hacer spoilers), resulta de lo más impactante. Lo que sí podemos contar es que Boromello y Rikarte plasman de forma genial la dualidad de las personas discapacitadas: lo que queremos ver, la fachada (el jardín con esta imponente estatúa) y, por otro lado, la verdadera realidad de esas personas (lo que no vemos) con sus instintos sexuales y sus ganas de amar y ser amados, como todo el mundo. 

Uno de los puntos fuertes de ‘Supernormales’ es su magnífico elenco mixto formado por diez actores con y sin diversidad funcional. Los diez están espléndidos. Natalia Huarte e Irene Serrano interpretan a una graciosísima pareja cuya vida está marcada por el trabajo de la primera que es asistenta sexual de personas discapacitadas. Esto les genera muchos conflictos y muchas situaciones desternillantes. Jorge Kent vuelve a demostrar que es un todoterreno de los escenarios bordando cada uno de los personajes en los que se desdobla, al igual que el gran Emilio Gavira, ¡pedazo de actor!. Carlota Gaviño, por su parte, está increíble en sus diferentes roles, ya sean cómicos o dramáticos. Nos hace reír durante casi toda la función, pero nos emociona especialmente dando vida a una discapacita psíquica. Maravillosas también Anna Marchessi, Inma Nieto y Mónica Lamberti, que derrochan vis cómica a lo largo de las casi dos horas del montaje. Completan el reparto José Manuel Blanco y Marcos Mayo, fantásticos ambos, que nos brindan momentos muy divertidos y, otros, llenos de ternura. 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s