‘PUTAS RANCHERAS’: GLORIA ALBALATE NOS CONQUISTA CON SU VOZ Y SU HUMOR EN UN VIBRANTE ESPECTÁCULO A RITMO DE RANCHERAS, QUE TIENE LA PROSTITUCIÓN COMO HILO CONDUCTOR

El pasado domingo pudimos disfrutar en NAVE 73 de ‘PUTAS RANCHERAS’, un espectáculo musical protagonizado por la genuina Gloria Albalate, en el que la manchega va desgranando algunas de las canciones más conocidas de la música popular mejicana acompañada por Melina Liapi -al piano- y por Álex Tatnell, a la guitarra y la trompeta. Temas míticos como ‘Volver, volver’, ‘El rey’ o ‘La llorona’ se van alternando con testimonios de prostitutas -de todos los tipos y nacionalidades- y de señores que utilizan sus servicios. ‘PUTAS RANCHERAS’ es un vibrante espectáculo, plagado de humor y sentimiento y con un claro mensaje reivindicativo. ¿Se debería legalizar la prostitución? ¿Por qué éste siempre ha sido un tema tabú desde el punto de vista institucional?. Gloria Albalate, -dirigida por Jorge Gonzalo- pone voz a muchas de estas mujeres de la vida, silenciadas durante mucho tiempo, mientras se desgarra el alma y se vacía entre tequila y tequila. 

Por fin hemos podido ver el último trabajo de Gloria Albalate, una artista auténtica donde las haya que, hace ya cuatro años, nos robó el corazón con ‘Ellas, mis muertitas’, un emocionante espectáculo donde la manchega interpretaba los temas más famosos del repertorio de Chavela Vargas, Violeta Parra y Mercedes Sosa. Desde entonces, hemos seguido sus pasos en la genial ‘Mueblofilía’ -por la que estuvo nominada a los Premios Unión de Actores y Actrices- y en ‘A la gloria de Lavapiés’ donde homenajeaba a Gloria Fuertes en un show -cómo no- en el que también cantaba. Porque Albalate es una artista todoterreno que canta e interpreta igual de bien y, por supuesto, nos hace reír. Esta es una de sus señas de identidad; su inconfundible sentido del humor, marca de la casa, marca de La Mancha.

En ‘PUTAS RANCHERAS’, la de Piedrabuena vuelve a hacer alarde de todas sus virtudes y nos brinda una poderosa y racial actuación en la que mezcla la canción y la interpretación. Para ello, ha escogido la prostitución como hilo conductor del espectáculo. La manchega ha querido aportar su granito de arena al debate sobre la legalización de la prostitución y, aunque pueda resultar contradictorio, el punto de partida es un concierto de rancheras. El objetivo es dar la vuelta a unas canciones típicamente machistas junto a un tema que sólo se ha visto reflejado desde el punto de vista del hombre y de su satisfacción sexual. Gloria Albalate y Jorge Gonzalo, director del espectáculo, pretenden desarticular un discurso patriarcal desde el entendimiento de otros puntos de vista. El texto del montaje transita desde el teatro documental hasta el teatro dramático. En la parte documental se parte de noticias y testimonios de diferentes medios de comunicación y la parte poética es obra de Rulo Pardo y de Angie Martín.

Durante el espectáculo se van alternando -en la voz de Gloria- distintos testimonios de mujeres que practican la prostitución -y también de algunos usuarios de sus servicios-, con míticas canciones mejicanas -conocidas por todos- que, en la voz de Albalate- suenan a Gloria -valga la redundancia-. El show comienza con “Soy infeliz” y, desde ese arranque tan teatralizado con Albalate y los dos músicos cubiertos por un velo negro y con bigotes, quedas atrapado en su embrujo del que no podrás escapar hasta el potente número final en el que suenan los acordes de ‘La llorona’, sin duda, uno de los platos fuertes del espectáculo. Hasta llegar ahí, Albalate nos va conquistando interpretando con garra y mucho sentimiento temas tan inolvidables como ‘Paloma negra’, ‘El Rey’, ‘La cama de piedra’, ‘Volver volver’, ‘No volveré’…. Temas míticos del cancionero mejicano que Gloria canta con un estilo muy personal creando una atmósfera tremendamente especial.

Captura

A ello le tenemos que sumar el magnífico trabajo de Melina Liapi -al piano- y de Álex Tatnell -a la guitarra y a la trompeta-, dos músicos llenos de talento que acompañan a Gloria con muchísimo gusto. Sin su música en directo, este espectáculo no sería lo mismo, ni mucho menos. Este es uno de los aciertos de ‘PUTAS RANCHERAS’, un espectáculo-cabaret dirigido con gran solvencia por Jorge Gonzalo, -autor también del bonito diseño de luces- quien hábilmente cede todo el protagonismo a su estrella, Gloria Albalate. Eso no quita para que, en un momento determinado del show, a petición de la manchega, Gonzalo baje al escenario y nos sorprenda interpretando -a dúo con ella- una preciosa versión de “Luz de luna’ (Momentazo que podéis ver en el vídeo). 

En definitiva, ‘PUTAS RANCHERAS’ es un cóctel apasionante que combina la música y el cabaret con el mensaje político reivindicativo y con el humor del bueno. La chispa, la gracia y la autenticidad de Gloria son tres de sus armas más poderosas. De hecho, cuando ella saca a pasear esa faceta gamberra y payasa que lleva dentro, no hay quien la pare y, en seguida, encandila al público y se lo acaba metiendo en el bolsillo, como pudimos comprobar el pasado domingo en NAVE 73 y como hace, habitualmente, todos los meses en el Bar ‘El intruso’. 

Aldo Ruiz

Enlaces relacionados:


 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s