‘EL FUNERAL’: NI SIQUIERA CONCHA VELASCO LOGRA RESUCITAR UNA COMEDIA SIN CHISPA Y QUE NO ESTÁ A LA ALTURA DE SU INMENSA CATEGORÍA

La semana pasada se estrenaba en el Teatro de La Latina lo último de Concha Velasco, ‘El Funeral’, una comedia sobrenatural escrita y dirigida por su propio hijo, Manuel Velasco. Y, aunque teníamos depositadas grandes expectativas sobre ella, tras verla, solo podemos expresar un enorme desencanto y, mucho más, después de que en los últimos años Concha haya protagonizado dos de los trabajos más sobresalientes y premiados de su carrera; ‘Hécuba’ y ‘Reina Juana’. Sea como fuera, al final de la representación, el público se puso en pie para aplaudir y ovacionar a una de las actrices más importantes que ha dado el teatro español. Una cosa no quita la otra. Pero, lo que es incuestionable, es que ‘El Funeral’ no está a la altura del enorme talento que atesora esta señora de los escenarios, que sigue al pie del cañón a sus 78 años, tras superar recientemente una neumonía. 
Foto-EL-FUNERAL

Concha Velasco preside el cartel de ‘El Funeral’ secundada por (de izqda a derecha) Cristina Abad, Emmanuel Medina, Clara Alvalado y Jordi Rebellón.

Sigue leyendo

Anuncios

‘BARCELONA 92’: UN DIVERTIDO Y REFRESCANTE COLLAGE, COMPUESTO DE PERSONAJES PINTORESCOS E HISTORIAS ENTRELAZADAS, MUY BIEN DIRIGIDO E INTERPRETADO

CALIFICACIÓN.- NOTABLE: 7’3

Los viernes, a las 22:30, en los Teatros Luchana se representa ‘Barcelona 92’, una de las comedias más frescas y originales que hay actualmente en la cartelera madrileña. Emmanuel Medina escribe y dirige -con gran acierto- este divertido montaje de tintes nostálgicos, compuesto de historias entrelazadas, y que está protagonizado por Pablo Álvarez, Rocío Suárez, Gustavo Rojo, Alba Gutiérrez, Antonio Araque, Luis Miguel Jara y Alba Sánchez; siete fantásticos actores capaces de encarnar a siete personajes de lo más pintorescos.
C8512F6E-B148-4E92-B9CB-AC3DA587FEFB

En esta imagen podemos ver dos momentos de ‘Barcelona 92’ y, también, el original cartel diseñado por Irina Stanimirova. Fotografías: David Martín Rodero

Sigue leyendo