‘MARIQUITA APARECE AHOGADA EN UNA CESTA’: EL SURREALISMO DIVINO SE APODERA DE LA SALA GRANDE DE LOS LUCHANA

CALIFICACIÓN.- NOTABLE: 7’5

‘Mariquita aparece ahogada en una cesta’ se ha convertido en una de las sensaciones de la cartelera madrileña en las últimas semanas. Juan Mairena versiona y dirige la obra original de Juan García Larrondo y nos ofrece una comedia disparatada y completamente surrealista llena de situaciones rocambolescas y personajes estrambóticos. María Isabel Díaz, famosa por su participación en ‘Vis a Vis’, es la protagonista de esta divertidísima historia que se representa los sábados en los Teatros Luchana y en la que está acompañada magníficamente por Jorge Lucas, Georbis Martínez, Marta Aledo y la genial Dolly. 
vertic_880_0

En el plano superior, Dolly interpretando a la Virgen, debajo, María Isabel Díaz y Jorge Lucas.

Una mujer, de nombre Mariquita, aparece ahogada en una cesta. Una virgen estrambótica se presenta a su rescate con la intención de resucitarla. Dos vecinas de Mariquita están al borde de un ataque de nervios, una de ellas, yonki, y la otra, una travesti que, de la noche a la mañana, se convierte en escritora de éxito. El ex marido de Mariquita, Juan, sale del armario y se va de casa con otro hombre. Su hija ya no es la Chari sino el Richard. Una sirena en el fondo del mar que se enamora de un marroquí. Un asesinato, una investigación policial, una abducción… En definitiva, un sinfín de personajes esperpénticos y situaciones inverosímiles y disparatadas… Todo esto y mucho más hacen de ‘Mariquita’ una obra completamente surrealista que podría haber salido de la pluma del mismísimo Pedro Almodóvar, pero cuyo autor es Juan García Larrondo, quien escribió la obra en los años noventa y que, afortunadamente, Juan Mairena ha rescatado y versionado con muy buen criterio. Una obra kitsch que  nos recuerda muchísimo al universo del cineasta manchego, en la que los boleros y las lágrimas negras se entrecruzan constantemente con las risas y las carcajadas. Surrealismo divino en estado puro. 

‘Mariquita aparece ahogada en una cesta’ supone una bocanada de aire fresco para la cartelera madrileña. Los que vimos ‘Cerda’ en La Casa de la Portera, esperábamos impacientes este nuevo trabajo de Juan Mairena porque, aunque no sea un texto original suyo, es evidente que su ‘Mariquita’ continúa la estela de ‘Cerda’ y apuesta por ese humor surrealista, tan especial y sugerente que te acaba hipnotizando. Ante las dudas de algunas personas, quiero aclarar que ‘Mariquita’ no es la segunda parte de ‘Cerda’, ni una continuación, ni nada por el estilo. ‘Cerda’ era una obra absolutamente magistral y no admite comparaciones. Hecha esta aclaración, y admitiendo que ‘Mariquita’ dista mucho de esa genialidad, lo que sí puedo asegurar es que ésta es una obra tremendamente divertida y surrealista, a más no poder, aunque bien es cierto que este tipo de humor no es apto para todos los públicos. 

Juan García Larrondo escribió la obra en los años noventa, cuando el cine de Almodóvar estaba en pleno apogeo, y son muy evidentes las influencias del cineasta manchego a lo largo de toda la historia y en la composición de los personajes. Este universo almodovariano también ha sido aprovechado por Mairena a la hora de la puesta en escena de ‘Mariquita’. Ponemos varios ejemplos; en primer lugar, la utilización de los boleros como banda sonora de la obra; por otro lado, el personaje de Valeria -interpretado de forma fantástica por Georbis Martínez- es un remake de Femme Fatal, el papel que hacía Miguel Bosé en ‘Tacones Lejanos’ y, para más inri, se convierte también en una escritora de éxito como Marisa Paredes en ‘La Flor de mi secreto’. Pero aquí no termina la cosa, Mariquita y sus dos vecinas siempre están alrededor de un sofá rojo, como las míticas Mujeres al borde de un ataque de nervios… Como el cine del manchego, ‘Mariquita’ es una obra plagada de imágenes muy potentes e impactantes, como esa primera aparición de la Virgen encarnada magistralmente por Dolly, o de momentos esperpénticos, como aquel cuando irrumpe la cantaora de saetas. Lo cierto es que ‘Mariquita’ tiene muchísimas referencias de la obra de Almodóvar y está plagada de momentos desternillantes que son pura adrenalina para el espectador. 

Juan Mairena ha hecho una excelente labor en la adaptación, recortando más de una hora la obra original, y brindándonos un texto sobresaliente, sin embargo la dirección no es tan brillante como la dramaturgia. Esta, que es una comedia alocada, con continúas salidas y entradas de personajes, plagada de situaciones rocambolescas, debería transcurrir a un ritmo trepidante y esto no ocurre, en absoluto. Este es el gran hándicap ‘de Mariquita’, que peca de falta de ritmo. Yo lo achacaría fundamentalmente a la dirección y estoy convencido, además, de que si se representase en una sala más pequeña, el ambiente sería más cálido y acogedor, y el montaje ganaría muchos enteros. Por otra parte, la actuación de María Isabel Díaz tampoco ayuda demasiado en este aspecto. A pesar de ser una actriz estupenda y de gran fuerza interpretativa, como ya demostró dando vida a Sole en ‘Vis a vis’, en la piel de Mariquita, se muestra falta de ritmo y, aunque nos regale momentos espléndidos -porque ella tiene mucha gracia-, en general su actuación y su interacción con el resto de compañeros hace que la obra se ralentice. ‘Mariquita’ es un personaje maravilloso, una mujer desquiciada cuyo mundo se está desmoronando por completo, y para interpretar un papel de tales características, se requería una actriz de gran peso dramático y con una enorme vis cómica. María Isabel en principio podría reunir todos estos requisitos,  sin embargo, a la hora de la verdad, se queda a medio gas en el escenario, le falta chispa y rapidez, y esto hace que el ritmo decaiga en muchos momentos. 

18618091_1106756122789901_1988964888_o

Elenco al completo de la obra: Arriba, en plano superior; Dolly, abajo, de izqda a decha: Marta Aledo, María Isabel Díaz y Georbis Martínez. Plano inferior; Jorge Lucas.

A pesar de todo, María Isabel y su particular Mariquita están arropadas por un grupo de actores magníficos que hacen que el barco no se vaya a la deriva y salga a flote entre risas y carcajadas. Hay que destacar, cómo no, a Dolly, que está ‘divina’ y genial como siempre.  Encarnando a la Virgen, la polifacética artista nos deleita una vez más con su infinita galería de gags, muecas de todo tipo, con esos movimientos de ojos tan característicos suyos y con unos diálogos hilarantes y llenos de sarcasmo. Sin lugar a dudas, Dolly protagoniza los momentos más divertidos de ‘Mariquita’. Jorge Lucas también está fantástico desdoblándose en tres personajes. Me ha sorprendido muy gratamente su actuación: Estupendo dando vida al marroquí Abdul que se acaba enamorando de la protagonista, muy divertido metiéndose en la piel friki-policía que lleva la investigación de la muerte de Mariquita, y correctísimo encarnando a Juan, el ex marido de Mariquieta -el personaje más plano de los tres-. En conjunto, un sobresaliente para Jorge Lucas. Es un placer volver a verle sobre las tablas tras su enfermedad. 

La actuación de Marta Aledo es uno de los puntos fuertes del montaje. La también actriz de ‘Vis a vis’ nos divierte muchísimo interpretando a Nuria, la vecina yonki de Mariquita, que le roba todo lo que se le pone por delante. Su interpretación es genial y va in crescendo a medida que transcurre la historia. Es el típico personaje que habla de manera triste y apesadumbrada pero que, de repente, suelta ‘puntazos’ con los que rompe completamente el clima y con los que no puedes parar de reír. Completa el reparto Georbis Martínez, estupendo dando vida a la travesti Valeria, fenomenal en su forma de moverse y en su expresión corporal. Mucho más descafeinado, sin embargo, encarnando a la Chari, la hija de la protagonista. 

Más allá de los actores, en ‘Mariquita’ también sobresale la escenografía de Tania Tajadura y el Video Mapping de Leo Lapeña, que igual recrean un puerto de mar -lugar donde comienza la historia-, la casa de Mariquita o incluso el mismo fondo del océano. No quiero olvidarme tampoco de la ambientación musical -a cargo de Víctor Elías y Jaime Vaquero-, que juega un papel fundamental en la puesta en escena.

‘Mariquita aparece ahogada en una cesta’ es una obra absolutamente recomendable para aquellos que quieran sorprenderse y disfrutar de noventa minutos de puro surrealismo. La recomendaría a todos los que os gustó ‘Cerda’ y a los que os encanta el cine de Almodóvar. Ante todo y sobre todo, estamos ante una obra completamente diferente a todo lo que se puede encontrar ahora mismo en la cartelera madrileña. Si queréis salir de la rutina diaria y sumergiros en un culebrón a lo Almodóvar, ésta es vuestra obra. El próximo sábado 29, a las 20:30 en los Teatros Luchana, tenéis una cita con Mariquita.

Aldo Ruiz

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s