‘LA TENTACIÓN DE VIVIR’: DESPEYROUX NOS ENREDA EN UN MARAVILLOSO LABERINTO DE PASIONES

CALIFICACIÓN.-  SOBRESALIENTE: 9

Los Teatros Luchana acogen los jueves y sábados ‘La tentación de vivir’, una espléndida comedia escrita por Denise Despeyroux, en la que diez personajes entrecruzan sus historias en un auténtico laberinto de pasiones que Agustín Bellusci se encarga de dirigir con suma brillantez. 
_MG_3148 (1)

Violeta Diez y Luis Riera nos cautivan desde la primera escena de ‘La tentación de vivir’

Una joven cirujana está sentada en el interior de un avión esperando a que su vuelo despegue. Se dirige a Boston a un congreso médico. De repente, un señor aparece en el asiento de al lado. Se sienta y… sorpresa. ¡Es su compañero de terapia!. (Los dos están intentando desengancharse de su adicción al alcohol). Curiosamente, él también se dirige a esa bonita ciudad americana a visitar a su primo. La situación es, al menos, sospechosa. ¿Será fruto del azar, el destino o la casualidad? ¿o acaso será algo premeditado por parte de él?. Así comienza ‘La tentación de vivir’, una espléndida comedia de historias compuesta de entrecruzadas que nos enseña que, en la vida hay cosas que no se pueden controlar, aunque uno quiera. 

Denise Despeyroux, autora de la exitosa ‘En carne viva’ -que se representa en La Pensión de las Pulgas-, nos regala aquí, otro de sus maravillosos textos, en un original relato en el que diez personajes van interactuando entre ellos, en diferentes lugares y situaciones. A medida que transcurre la trama les vamos conociendo, vamos descubriendo sus debilidades y, poco a poco, van aflorando sus verdaderos sentimientos. Experta en historias de múltiples personajes, en ‘La tentación de vivir’, Despeyroux dibuja diez perfiles muy ricos y llenos de matices. Diez personas infelices, -por un motivo u otro-, que ansían la felicidad y que nunca pierden las ganas ni la tentación  de vivir. 

_MG_3463

Todo el magnífico reparto de ‘La tentación de vivir’ acompañando a Agustín Bellusci.

Elsa (Mayte Franco) es una mujer a la que acaba de abandonar su marido. Está destrozada y acude regularmente a la consulta de Rodrigo (Eloy Noguera), un psicólogo un tanto excéntrico y que ha perdido el norte, al que ayuda su amiga Candela (Nuria Gallego), una mujer de armas tomar, -anestesista y tarotista a la vez-, a la que le encantan los juegos sados. Vero (Lucía Casado) y Claudia (Lara Díaz de Sonseca) son una pareja de lesbianas que han tenido problemas con el alcohol y, aunque se quieren, ya no se aman. Irina (Soledad Caltana) es una guapa argentina que acaba de perder a su padre y, justo, en la tumba de éste, conoce a una persona muy especial que le robará el corazón. Julieta (Violeta Diez -Gemma Garcimartín) es una frustrada violinista que está locamente enamorada de Miguel (Luis Riera), aunque ella aún no lo sabe. Él es el típico hombre gris que asiste a todo tipo de terapias, aunque no tiene realmente ninguna adicción. A su vez, la hermana de éste, Clara (Laura Angulo -Sabela Mascuñana), que toda divinamente la flauta, se da cuenta de que el chico con el que está, Óscar (Miguel Bosch), no la llena lo suficiente y buscará la música en otra parte. Esta es la increíble historia llena de enredos que ha creado Denise Despeyroux; una obra protagonizada por diez fantásticos personajes anclados, todos ellos, en un auténtico laberinto de pasiones del que no pueden huir. 

_MG_3438

La maravillosa escena final de ‘Laberinto de pasiones’, una de las más bonitas que hemos visto últimamente en una sala de teatro.

Me gustaría destacar el excelente nivel interpretativo de todos los actores, que están realmente sensacionales. Todos ellos brillan en sus diferentes registros, en unas actuaciones que se ajustan como un guante a sus respectivos personajes. Mérito, por supuesto, que debemos achacar a Agustín Bellusci, que ha hecho un gran trabajo en la dirección de actores. A lo largo de 110 minutos, Bellusci nos brinda una comedia tremendamente divertida, y que, ante todo, respira vida en cada una de sus escenas. Un relato con el que te llegas a sentir identificado. ¡Cuántas veces en nuestra vida nos dejamos arrastrar por la rutina y las costumbres, y no hacemos lo que realmente sentimos! ¿Por qué no nos dejamos guiar por el corazón? Esto es lo que les ocurre a los protagonistas de ‘La tentación de vivir’, una historia que se desarrolla en los lugares más insospechados; un avión, la consulta de un psicólogo, un quirófano, una reunión de amigos, una escena íntima en la cama, un cementerio o, incluso, en una comisaria. Aquí, precisamente, tiene lugar el precioso final de ‘La tentación de vivir’, con una emocionante escena encadenada, -que va in crescendo-, en la que los personajes abren su corazón los unos a los otros. Es, sin duda, de las escenas más bonitas y originales que he visto  en una sala de teatro en los últimos tiempos. Es el colofón perfecto para una extraordinaria historia, real y especial como la vida misma. Y, como homenaje a ese maravilloso final, ME GUSTARÍA DECIR QUE… ‘La tentación de vivir’ me ha gustado,  PERO… no ha sido así… me ha entusiasmado. 

Aldo Ruiz

‘La Tentación de vivir’ se representa los jueves (22:15) y sábados (22:30) en Los Teatros Luchana hasta el 5 de marzo. 


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s