‘LAS HERMANAS SIGUEN TRIUNFANDO’

CALIFICACIÓN.-  EXCELENTE: 8’5

Cartel de ‘Hermanas’

Desde hace meses venía escuchando auténticas maravillas de esta obra, pero por diferentes motivos, aún no había tenido la oportunidad de verla. Y ahora, por fin, puedo entender el gran éxito de crítica y público que está cosechando. “Hermanas” representa mucho más que una función de teatro. Supone un soplo de aire fresco y nos sorprende de inicio a fin porque es, especialmente,  diferente.

Y es diferente desde el comienzo. Alejándose de los convencionalismos clásicos teatrales, la obra empieza con una proyección cinematográfica que sirve de presentación de la trama: un hombre ha muerto y su familia organiza su funeral. A continuación, por el patio de butacas, aparecen los personajes a la vuelta del entierro y toda la trama se centra en un único escenario; una cocina cargada de vivencias y de recuerdos, y tres hermanas que vuelven a reencontrarse. Pero lo que podía convertirse en un melodrama, rápidamente se transforma en una brillante e ingeniosa comedía, y ahí tiene mucho que ver el enorme talento de la directora y dramaturga de la obra, Carol López.

La autora barcelonesa, que ya estrenó la versión catalana en 2008 (Germanes),  realiza un verdadero alarde de maestría y puesta en escena para contarnos una preciosa historia que nos llega al corazón. Y para ello utiliza todo tipo de recursos -no muy habituales en el teatro-, pero sí muy cinematográficos: flashbacks, cámaras lentas, rebobinados, el tiempo que se detiene. Con todo ello consigue un gran dinamismo y logra que los noventa minutos de la representación se pasen volando.

Amparo Fernández (a la derecha) ejerce el papel de madre de las tres protagonistas.

Y además de la mano prodigiosa de Carol López, esta magnífica obra se sustenta, cómo no, en un maravilloso reparto encabezado por la gran Amparo Larrañaga y sus dos hermanas en la ficción, María Pujalte y Marina San José. Las tres actrices, cuyos personajes están llenos de matices y son, como la noche y el día, realizan un gran trabajo y logran emocionarnos, haciéndonos pasar de la risa al llanto en pocos segundos. Pero las tres hermanas no están solas. Las acompañan otros tres personajes que tienen mucho que decir en esta historia: Amparo Fernández, la madre de las tres hermanas, Chisco Amado, que es el novio del personaje interpretado por María Pujalte, y Adrián Laman, el hijo de ésta.


Me gustaría destacar la brillante interpretación de Amparo Fernández, como la madre, -que ya realizó este mismo papel en la versión en catalán-. A medida que va pasando la representación esta mujer se va comiendo el escenario y deja atónitos a propios y extraños cuando interpreta una brillante versión de Non, je ne regrette rien, de Edith Piaf. Sí, han leído bien, porque “Hermanas” también tiene parte de musical, con coreografías y canciones en directo. En esto también es especial.

La verdad es que en estos tiempos que corren, hay que agradecer, que haya valientes como Carol López que den un paso más allá y hagan apuestas de este tipo. A lo largo de la función, estas particulares “Hermanas” me han sacado una enorme sonrisa, han logrado emocionarme, me han hecho pasar un rato genial y ante todo ME HAN SORPRENDIDO. ¿Qué sería de la vida y del teatro sin las sorpresas?

Aldo Ruiz

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s