‘MIRIAM Y BELINDA, LAS VIUDAS ALEGRES’

CALIFICACIÓN.-  NOTABLE:  7’8

En estos tiempos que corren el humor es fundamental para combatir la dura realidad del día a día y, las risas y las carcajadas se convierten en nuestras mejores aliadas. Éstos son, precisamente,  los ingredientes que ha elegido el director Juan Luis Iborra en su nuevo trabajo, “Ni para ti, Ni para mi”, que acaba de aterrizar en el Teatro Caser Calderón y que provoca que salgas del teatro con una enorme sonrisa.

Ni para ti ni para mi 20 y 21 de Marzo de 2013

Belinda Washington y Miriam Diaz-Aroca

La trama arranca con el encuentro de las dos protagonistas en una noche, que supuestamente debería ser la más triste de sus vidas. Las dos acaban de perder  a sus respectivos maridos y están desconsoladas, pero aquí no hay lugar para el drama, sino todo lo contrario. Rápidamente esa noche de despedidas será el comienzo de una bonita, complicada y divertidísima amistad. Unos diálogos hilarantes, unas situaciones rocambolescas y una historia surrealista con sorpresa final incluida. “Ni para ti, Ni para mí” tiene todas las virtudes de las grandes comedias, en este caso, de las comedias negras, muy negras.

Además del estupendo guión, escrito por el propio Iborra en colaboración con Sonia Gómez Gómez, tengo que destacar el grandísimo trabajo de las dos protagonistas, Miriam Díaz-Aroca y Belinda Washington. El reto no era nada fácil; hacer reír al público durante noventa minutos, sin apenas escenografía y cambios de vestuario, ellas dos solas, simplemente con su talento y sin trampa ni cartón. Y el resultado no podía ser mejor. La química y la complicidad entre las dos actrices es más que evidente y eso se transmite a los espectadores. A esto ayuda, por supuesto, la riqueza y los caracteres de los dos personajes a los que dan vida, Marta y Bea. Ellas son como el día y la noche, pero se complementan perfectamente.

MIRAM BELIINDA MEJOR

Belinda y Miriam en otro momento de la obra.

Miriam Diaz-Aroca interpreta a Marta, una mujer ingenua, generosa, vitalista, un poco choni,  y muy graciosa. Es un personaje maravilloso escrito a la medida para la que fuera chica Almodóvar. Belinda Washington se pone en la piel de Bea, una mujer fría, elegante, altiva, perfeccionista al máximo, y que apenas tiene sentido del humor. Son dos polos opuestos, dos mujeres completamente diferentes, pero que están condenadas a entenderse. De su primer encuentro saltan chispas, pero a medida que se van conociendo las dos viudas alegres se convierten en amigas, aunque el camino no será, precisamente, de rosas. Estas dos particulares “Thelma y Louise” tienen que superar múltiples obstáculos que reforzaran su amistad, con escena de cama incluida.

La obra está repleta de buenos momentos y va in crescendo desde mitad de la función hacia adelante. La segunda parte es infinitamente mejor que la primera, donde quizás hay demasiadas situaciones repetitivas. En el último acto hay escenas realmente brillantes y aunque las dos actrices están fantásticas, se lleva la palma una Miriam Díaz-Aroca en estado de gracia. Esta señora tiene una vis cómica impresionante. Sus diferentes registros vocales, sus gestos y esa particular risa que le imprime a su personaje provocan las mayores carcajadas de una función totalmente recomendable y que hará las delicias de todos los públicos en este caluroso verano madrileño.

Aldo Ruiz

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s